5 maneras inteligentes para financiar un nuevo emprendimiento (o un trabajo adicional)

Nota del editor: Esta es una publicación invitada de Jennifer McDermott, Defensora del consumidor en finder.com


 

Si está pensando en comenzar el camino hacia un nuevo emprendimiento, ¡felicitaciones! Sin dudas, este momento es muy emocionante en su vida, pero también bastante estresante. Es probable que tenga una exhaustiva lista de cosas para hacer, pero seguramente el punto principal es cómo financiar el nuevo emprendimiento.

Este aspecto se puede convertir fácilmente en el más difícil de cumplir al comenzar un nuevo negocio o trabajo adicional; por lo tanto, es necesario que lo resuelva de manera inteligente. Existen varias opciones entre las que puede elegir, pero, en general, se usa una combinación de todas, especialmente cuando el emprendimiento recién comienza.

Cada una de las opciones tienen ventajas y desventajas, y varían desde métodos convencionales hasta los más innovadores. A continuación, se encuentran las cinco maneras más populares para financiar un negocio:

  1. Financiamiento propio

Puede parecer abrumador destinar los ahorros ganados con tanto esfuerzo en un nuevo emprendimiento; sin embargo, la mayoría de los nuevos negocios exitosos se han autofinanciado. Tomarse el tiempo necesario para acumular ahorros antes del lanzamiento también ayuda a que el emprendimiento tenga la mejor forma posible. Además, al invertir su propio capital, tendrá el control total sobre cómo realizar las operaciones. De lo contrario, si cuenta con inversores privados o capitalistas de negocios, estos pueden desear opinar sobre cómo se deben hacer las cosas.

Un excelente ejemplo de una historia de éxito de una pequeña empresa que comenzó con autofinanciamiento es Facebook. La plataforma de red social más grande del mundo en la actualidad comenzó de manera muy sencilla en la habitación del estudiante Mark Zuckerberg en Harvard. Aunque recibió su primera inversión en junio de 2004 (de parte del cofundador de PayPal, Peter Thiel), Facebook funcionó durante años con el ajustado presupuesto de un estudiante.

  1. Préstamos personales

Los préstamos personales son una excelente opción si recién está comenzando, en especial porque un préstamo comercial no es posible hasta que no haya acumulado un buen puntaje de crédito comercial. Es difícil para quienes recién están empezando. Sin embargo, algunas entidades de crédito ofrecen préstamos que puede usar según su conveniencia (por ejemplo, para su emprendimiento) y no requieren garantía, por lo que no debe dejar nada como aval.

La desventaja es que la mayoría de los prestamistas no le darán más de USD 40 000, por lo que se encuentra limitado. Pero la ventaja es que, en la mayoría de los casos, puede acceder a la financiación en menos de una semana. Revise las opciones y compare qué préstamo es el mejor para usted. Siempre recuerde tener un plan sólido para pagarlo e incorpórelo a su planificación comercial.

  1. Préstamo de amigos y familiares

Recurrir al banco de amigos y familiares es una manera muy común que adoptan los emprendedores para obtener la primera ronda de financiación. Después de todo, ya tiene una relación cercana con estas personas y no tiene que estar buscando demasiado. El dúo australiano de Mike Cannon-Brookes y Scott Farquhar comenzaron la empresa de software Atlassian con una tarjeta de crédito de USD 10 000 y el dinero que juntaron de amigos y familiares.

Pero hay desventajas. Algunas veces, la vida personal y los negocios no se deben mezclar. Se debe asegurar de establecer reglas claras y no romperlas. Tampoco serán tan exigentes como las empresas de capital o los inversores privados, por lo que no pueden ofrecer el rango de otros beneficios que podría recibir de estos inversores.

  1. Asesoría o trabajo freelance

Esta es una opción mucho más segura para quienes no deseen dejar de tener ingresos cuando su negocio se está iniciando, pero, obviamente, tiene sus inconvenientes. La asesoría, o incluso el trabajo freelance, es una buena manera de seguir acumulando ingresos. Sin embargo, esto es diferente a financiarlo usted mismo por completo. Puede comenzar el negocio como una empresa de asesoría, obtener clientes y flujo de efectivo, y, luego, transformarla lentamente en una empresa de productos.

Con ‘empresa de productos’ no me refiero a una empresa que venda solo productos físicos. Al hacer un trabajo freelance o de asesoría, está realizando una tarea personalizada para cada cliente. No obstante, vender un producto es una sola cosa que vende a muchos clientes. Esta es la diferencia entre administrar una empresa y financiar un emprendimiento: la capacidad a escala.

Aunque esta es una opción segura, tiene un flujo continuo de capital mientras se transforma lentamente, cuenta con un margen bajo y debe trabajar activamente para ir más allá y no estancarse como una empresa de asesoría únicamente.

  1. Financiamiento colectivo

Las plataformas de financiamiento colectivo como Kickstarter o Indiegogo usan el poder de Internet para encontrar personas dispuestas a respaldar su idea, generalmente con un pequeño aporte. Esta opción ha visto emprendimientos lanzar una exitosa campaña y obtener suficiente capital para comenzar y, luego, continuar con más a partir del capital del negocio. Además, definitivamente es una buena manera para hacerse ver, ya que, al mismo tiempo, funciona como una publicidad. BauBax, una campera con accesorios incluidos para viajes, como una almohada y máscara para ojos, juntó más de USD 9 millones gracias al respaldo de casi 45 000 personas. Esto demuestra el enorme éxito que pueden tener algunas ideas, pero también hay muchas campañas todos los días que no logran el objetivo.

Crezca y logre el éxito

No mencioné muchas empresas de capital para negocios ni inversores privados, pero hay vastos recursos de este tipo si decide tomar este camino. También suelen ser opciones disponibles para las personas con mucho capital que distribuir desde el principio, en lugar de uno solo para comenzar el primer emprendimiento.

Lo más importante es analizar las prioridades. Piense en el interés que le cobran con un préstamo, el tiempo que tiene para usar los fondos que obtenga e, incluso, cuánto control de la empresa tendrá que entregar a ciertos inversores. Recuerde que ser inteligente y cuidadoso desde el comienzo puede salvarlo a largo plazo.

 


 

Jennifer McDermott es Defensora del consumidor en el sitio web de comparación financiera personal finder.com. Tiene más de 12 años de experiencia en su carrera, donde ha analizado las tendencias de los consumidores en las industrias de viajes, estilo de vida y financiamiento. A Jennifer le gusta descubrir problemas y hallazgos interesantes para ayudar a las personas a encontrar las mejores ofertas.

Leer el Siguiente